Elecciones en México: El caso de Ciudad Juárez

Las elecciones del primero de julio en México representaron una nueva versión de los procesos electorales. Por primera vez en la historia, se celebraron elecciones concurrentes en el estado...
cabada

Las elecciones del primero de julio en México representaron una nueva versión de los procesos electorales. Por primera vez en la historia, se celebraron elecciones concurrentes en el estado de Chihuahua. A nivel nacional, se eligió al Presidente de México, 128 Senadores, 500 Diputados Federales y 17,670 cargos locales (www.ine.mx). En el estado de Chihuahua, se eligieron 33 diputados locales, 67 Ayuntamientos y 67 Síndicos municipales.

De acuerdo a las cifras consignadas por el Instituto Estatal Electoral (IEE) se registraron un total de 4,721 candidatos en las planillas de Ayuntamiento para las 67 municipalidades. En ellas se incluyeron a los candidatos a presidentes municipales, candidatos a regidores tanto propietarios como suplentes. Además, para el cargo de diputados se registraron 400 candidatos. La figura de los candidatos a síndicos municipales no fue la excepción, en total fueron 557 los candidatos para los 67 municipios chihuahuenses (www.ieechihuahua.org.mx).

El comportamiento electoral.

De acuerdo a la participación ciudadana, analizada en los proceso federales y locales y ante una nueva etapa de los procesos electorales en el país, era incierta la respuesta a la pregunta ¿Cómo van a votar los juarenses en la elección próxima? La respuesta no podía ser tan precisa ya que en estado de Chihuahua y concretamente en el municipio de Juárez el bipartidismo dominante se había consolidado desde la década de 1980. El PRI y el PAN eran las opciones políticas que dominaron la composición del poder. Otra variable no dependiente era el partido político denominado MORENA, partido emergente que en las elecciones del año 2016 había ocupado un cuarto lugar en las elección de Ayuntamiento en su primera participación. Por si fuera poco, el candidato independiente, que pretendía reelegirse, había roto el record histórico  con una votación de más de 210 mil votos y un porcentaje de votación superior al 49% de los electores, cifra que después del desgaste del ejercicio del poder o costo político de su administración parecía imposible de ganarle… El PAN y el PRI, tenían en sus candidatos y en sus cuadros las mejores cartas. Quedaron en un tercero y cuarto lugar en la contienda electoral municipal.

Rompiendo esquemas, las nuevas candidaturas en nuevas elecciones concurrentes.

Con la elección concurrente, Presidente de la República, Senadores, Diputados Federales, Ayuntamientos, Sindicaturas y Diputados locales se abría el abanico para la recomposición del poder en el estado de Chihuahua. Las encuestas primeras, daban una amplia ventaja a Andrés Manuel López Obrador, luego la campaña por un voto en cascada a favor de MORENA. En el ámbito municipal, no conocí una sola encuesta seria que fuera publicada en los medios de comunicación sobre los escenarios locales.

Sin embargo, los resultados de algunas encuestas que se lograban filtrar, indicaban un carro completo de tres llantas a favor de MORENA y una apretada ventaja del candidato independiente en la elección de Ayuntamiento. Dichas diferencias eran de 10, 5 y hasta medio punto porcentual a favor del candidato independiente.

La jornada electoral.

La jornada electoral empezó con algunos incidentes mínimos, mismos que se repiten en cada proceso electoral (no llegan los funcionarios electorales, falta de materiales electorales, acreditaciones a modo de los representantes de partido, domicilios o escuelas que no abren sus puertas). Durante toda la jornada electoral, no dejaron de llegar votantes. El resultado final fue una alta participación ciudadana del 52% misma que rompía el esquema de un 30% y un 42% de las dos elecciones anteriores.

El proceso de cierre de casillas con el escrutinio y computo de los votos fue largo. Más de 6 horas en la gran mayoría de los casos provocaron el retraso de la entrega de los paquetes electorales, los resultados no llegaban a las asambleas municipales del estado y además, era incierto quien era el ganador de la contienda electoral. El PREP empezó a generar resultados a media noche.

El fallido Programa de Resultados Electorales Preliminares.

El programa de resultados electorales preliminares, tiene como función principal orientar sobre las tendencias de la jornada celebrada. Sin embargo, al tener poca información (sólo se contabilizaron el 33% del total de casillas instaladas: http://www.prepchihuahua.org.mx/ y ante el margen tan estrecho entre el primero y segundo lugar, era imposible determinar un ganador. Esta opinión se planteó con un fundamento estadístico pero además con un carácter científico: el PREP era un programa que falló el día de la jornada electoral y sus resultados no eran contundentes para determinar al ganador de la contienda electoral, ningún candidato podía alzarse con la mano en alto.

Las impugnaciones de las impugnaciones. Criterios y revisiones del trabajo electoral.

El cómputo de la elección de Ayuntamiento estuvo  lleno de violaciones a los principios rectores del proceso electoral. Estos principios le quitaron certeza al triunfador de la jornada electoral y quedará con una huella negra sobre quién ganó en verdad el día primero de julio del 2018. No hubo máxima publicidad, certeza, objetividad y tal como lo comentó uno de los magistrados, si eso pasó en ciertos paquetes electorales en dónde se acusaron mutuamente las partes de todo, que habrá pasado con el resto de los paquetes electorales. Ello motivó que la primera constancia de mayoría entregada al candidato de MORENA fuera impugnada por el equipo del candidato independiente.

La resolución del tribunal electoral de Chihuahua resaltó la serie de violaciones sistemáticas al proceso electoral. Uno de los magistrado sentenció: si hubieran contado bien, el candidato independiente hubiera ganado por 300 votos. El dictamen votado, ordenaba retirar la constancia al Candidato de MORENA y entregarla al Independiente.

La sala regional de Guadalajara del TRIFE,  resolvía a la impugnación ahora del equipo del candidato de MORENA. Los agravios, pruebas y comparecencias, indicaban que si hubo irregularidades, pero no “graves” como lo expusieron los magistrados chihuahuenses… sólo poquito, no mucho. Cuestión de criterios que se respeta, el resultado ratificaba el triunfo del candidato independiente por 489 votos según el dictamen señalado por la propia sala regional.

El triunfo de la candidatura independiente: rompimiento del carro completo y de la nueva hegemonía política de MORENA.

El significado y trascendencia de las resoluciones indican varios puntos de interés: uno de ellos es desvalijar el carro completo de MORENA en el Municipio de Juárez, cuyos resultados hay que resaltar son el producto de la figura de AMLO como principal actor, sin denostar la participación de cada uno de los candidatos de la coalición Juntos Haremos historia. Segundo, el ganador de la contienda en la elección de Ayuntamiento se jugaba su participación en las urnas del 2021 y en concreto en la boleta de la elección de gobernador. Finalmente, la elección 2018 deja muchas heridas abiertas y una sociedad dividida, medios de comunicación confrontados, amigos divididos por posiciones políticas, familias confrontadas simplemente por mostrar preferencias diferentes a las de cada uno de nosotros o de ellos. Juárez necesita una operación cicatriz, pero también entender que en democracia se gana o se pierde por un voto. En este caso el 0.11% de diferencia hace que sea la elección más cerrada de la historia electoral en Ciudad Juárez.

Por: Dr José Eduardo Borunda Escobedo
Categorias
EditorialOpinión

Deja un comentario através de tus Redes Sociales

NOTAS RELACIONADAS