Elección impugnada, ¿Cómputo manipulado?

El dictamen del Tribunal Electoral de Chihuahua da cuenta de una serie de irregularidades que han sido observados y señaladas por los propios medios de comunicación en la cobertura...

El dictamen del Tribunal Electoral de Chihuahua da cuenta de una serie de irregularidades que han sido observados y señaladas por los propios medios de comunicación en la cobertura noticiosa que desarrollaron desde la preparación de la jornada electoral y que concluyeron con la sesión del cómputo de la elección en cada una de las etapas. Debemos recordar que hubo 6 elecciones y que sólo en Juárez se impugnaron la de Ayuntamiento y la del resultado de la elección de diputados en el Distrito 06 en donde Benjamín Carrera fue ratificado como el triunfador por parte del partido MORENA.
El pasado sábado 11 de agosto, el tribunal electoral votó la ponencia presentada por César Lorenzo Wong Meraz y en el cual se revierte el triunfo de Javier González Mocken y otorga el triunfo a Armando Cabada Alvídrez. La sentencia transmitida en portales de noticias y en el propio portal de Youtube del tribunal, atrajo la atención ya que se esperaba un veredicto pero este era desconocido. Es decir, se dio la sorpresa en el sentido que se presentó y más porque fue votado por mayoría y no por unanimidad.
¿Qué calificó el Tribunal? La respuesta es simple, dictaminó que hubo una manipulación del cómputo de la elección. Lo dijeron en términos aritméticos, muy técnicos pero en pocas palabras se encontró que el resultado electoral no era el que había dictaminado en conjunto de consejeros de la asamblea municipal. Los señalamientos fueron duros en contra del Instituto Estatal Electoral, ya que les dijeron en términos simplistas que no sabían sumar y en el peor de los casos que habían manipulado con dolo el sentido del cómputo.
Cada uno de los magistrados, expuso el sentido de su voto, lo argumentó, le dieron sentido a sus palabras, haciendo uso del micrófono, lograron tener por fin en sus “pies” el balón y jugar en la elección local de Juárez. Unos adelantaron su voto a favor, otro se reservó el mismo. La conclusión a la que llegaron es que hubo una violación sistemática a cada uno de los principios rectores de los organismos electorales: Certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad.
El voto dividido presenta dos caras del dictamen presentado. El primero se reconoce que de una manera u otra hubo en 43 casos datos que no correspondían con la realidad. Es decir el cómputo no se justificaba en esas tesituras, las actas decían una cosa y el resultado otro, por ello se revierte el acta en el dictamen. Sin embargo, el magistrado Adrian Jácquez no coincidió con la ponencia presentada. Al contrario, se fue al otro extremo, señalando entonces que si eso pasó en unas cuantas casillas, se preguntaba ¿Qué habrá pasado en el resto de las mismas? Adrian Jacquéz se pronunciará de acuerdo a lo visto por la anulación de la elección.
El show de todo este proceso que aún no concluye en al menos una de las regiones más importantes de México, seguirá en otra instancia y seguramente estará en la ciudad de Guadalajara, en la sala regional. Allí, se resolverá una cosa: el dictamen de votado por el tribunal electoral de Chihuahua. La resolución final entonces no ha llegado sino que tenemos un episodio más de la elección más competida en la historia de Ciudad Juárez.
El juicio final, tendrá al menos tres opciones: ratifican el acuerdo, lo desechan o aprueban cualquiera de los anreriores con una modificación sustancial que cambie el sentido de la historia. Por ejemplo que ratifiquen el acuerdo pero tomen en cuenta las atenuantes no consideradas por el Tribunal y no modifiquen al ganador de la contienda. La segunda opción es que se revierta el dictamen y aquí pueden suceder dos cosas: la primera que ratifiquen el acta de la asamblea municipal que otorga el triunfo a Javier González Mocken o bien desechan los agravios y declaran la nulidad de la elección por la violación sistemática de los principios rectores del IEE en el proceso electoral.
En conclusión, el proceso aún no termina. Sigue existiendo técnicamente un empate entre el primero y segundo lugar, así que cualquier consideración del Tribunal Federal puede sorprender con un resultado inesperado. Lo cerrado de la elección, lo dijimos en este espacio desde el 2 de julio, no permitía dar a conocer a un triunfador absoluto. Hoy se confirma, es una elección tan cerrada que los tribunales “juegan”. El tribunal trato de limpiar una elección, quedó percutida. La FEPADE abrirá carpetas de investigación y de corazón deseo que sean sólo errores humanos y no la “mano negra” que como leyenda negra recorre los pasillos del IEE.
Por: Dr. José Eduardo Borunda Escobedo

Categorias
EditorialOpinión

Deja un comentario através de tus Redes Sociales

NOTAS RELACIONADAS