El movimiento Noájida, un Rebbe Jasídico y todo en México: vaya combinación

El fenómeno del Noajismo está en constante crecimiento, y el apoyo que están recibiendo de destacados líderes espirituales judíos cada vez es mayor. Empecemos por lo básico: ¿qué es...

El fenómeno del Noajismo está en constante crecimiento, y el apoyo que están recibiendo de destacados líderes espirituales judíos cada vez es mayor.

Empecemos por lo básico: ¿qué es el Noajismo? En términos breves, es la forma en la que el Judaísmo entiende que se deben comportar todos los seres humanos, aunque no sean judíos. No es una religión, sino una calidad de moral y ética para la vida cotidiana.

¿Por qué ese nombre? Porque según la narrativa bíblica, todos los seres humanos descendemos de Noaj (Noé). Benei Noaj (hijos de Noaj, literalmente) se puede entender entonces como ser humano.

La tradición judía diferencia de un modo muy claro tres pactos narrados por los libros de Génesis y Éxodo. El primero –según la cronología bíblica– fue el Pacto hecho con Noaj. Se trata de una serie de principios éticos que no implican ninguna noción religiosa, y por involucrar a Noaj y a su descendencia (es decir, todos nosotros) se trata de los lineamientos de justicia y corrección que debemos cumplir todos los seres humanos por igual. El segundo Pacto fue el hecho con Abraham, y se establecen los términos y bendiciones que habrían de abarcar a sus descendientes. Es decir, ya no se trata de toda la humanidad, sino sólo de los descendientes de una persona. Según la crónica bíblica, dichos descendientes somos, en la actualidad, los judíos y los árabes. La información dada en el texto bíblico específica qué se le prometió a uno y a otros. Finalmente, está el Pacto hecho con Moisés en el Monte Sinai; es el pacto específico para el pueblo de Israel, y por ello, la base del Judaísmo hasta hoy.

Siguiendo esta lógica, por lo menos desde los tiempos talmúdicos muchos maestros judíos se han dedicado a enseñarle a no judíos el modo en el que, según la Torá y el Judaísmo, pueden y deben llevar una vida de verdadera santidad, sin necesidad de convertirse al Judaísmo (el Judaísmo no es una religión exclusivista). A esa enseñanza bien sistematizada y explicada por nuestros sabios es a lo que se le llama Noajismo, y en los últimos años ha empezado a incrementar su impacto en la sociedad.

Las razones son múltiples, pero la experiencia más generalizada tiene que ver con la crisis de valores espirituales que se vive en la actualidad. La modernidad no le ha traído paz al ser humano, y por todos lados vemos personas inquietas –pero también poco disciplinadas– que deambulan de una secta a otra, sin lograr estabilizarse durante períodos que pueden extenderse a varios años.

En el contexto de las Iglesias Cristianas –y sin demeritar lo que cada una ofrece a sus feligreses–, la aparición de nuevas modas ha intensificado el fenómeno de la migración religiosa. Desde los Cristianismo más tradicionalistas –como lo son el Catolicismo Romano, las iglesias Protestantes y Evangélicas históricas o las Ortodoxias de Oriente–, muchas personas han optado por buscar nuevas alternativas en los movimientos carismáticos, independientes y, últimamente, de tendencias judaizantes (como los llamados Mesiánicos, Nazarenos, Efraimitas, Raíces Hebreas, etc.).

Esta búsqueda espiritual puede ser un arma de dos filos. Muchas personas encuentran, finalmente, el lugar en donde se sienten plenos y satisfechos; pero otros entran en una trampa de migración constante que provoca que el final sea peor que el principio.

Independientemente de las razones por las que cada quien decida cambiar de una creencia a otra, o de un modo de practicar su creencia a otro, el hecho es que muchos se han decidido por una alternativa que tiene a la Biblia como base textual, pero que no se organiza como una religión con una teología estructurada: el Noajismo. Por ello, cada vez son más los grupos de esta naturaleza que se integran en todos lados y que, para poder considerarse verdaderamente Noájidas, han buscado el apoyo y la orientación de rabinos judíos.

De ese modo y poco a poco, en México se han consolidado varios grupos Noájidas que hoy en día cuentan con el apoyo principal de diversos rabinos Jasídicos del grupo Breslev. Fue un periplo que comenzó en 2013 y en el que muchos líderes judíos de diferentes grupos participaron de uno u otro modo. En un principio, este tipo de grupos contaron con un importante apoyo por parte del Instituto Gal Einai (Jabad Lubavitch) y de su director, el Rav Itzjak Ginsburg (Shlita) y del rabino Jaim Mates Frim; también contaron con el apoyo del Moré Yehudah Ribco, de Fulvida. Finalmente, encontraron en el Rabino Yonatán Galed (Breslev) a alguien dispuesto a convertirse en un verdadero mentor, y desde entonces se consolidaron las comunidades Noájidas identificadas con el Jasidismo de Breslev.

Ello no implica que se hayan cerrado a otras tendencias del Judaísmo. De hecho, últimamente estas comunidades están recibiendo un importante apoyo por parte de otra tendencia jasídica –la de Biala–, debido a que el propio Rav Galed les especificó que era necesario que contaran con un maestro de Halajá (ley judía) para Noájidas, y en quien encontraron ese apoyo fue en el Rabino Yechiel Zayde, del Biala Center of Miami. De ese modo, diversas comunidades Noájidas que se han extendido por varias zonas de la Ciudad de México y de todo el país, han integrado las dos áreas de instrucción que necesitan: todo lo que tiene que ver con la experiencia espiritual y el acercamiento a D-os (a cargo del Rav Galed) y todo lo que tiene que ver con el modo cotidiano en el que se debe comportar el Noájida (a cargo del Rav Zayde).

Y hay que aclarar: no es algo sencillo. A lo largo de este proceso, muchos se han topado con falsos maestros o incluso con verdaderos estafadores, y ello ha generado toda clase de suspicacias.

Por ello, en un afán responsable y comprometido con la causa, las autoridades de Biala han programado ya algunas visitas de supervisión para corroborar que los grupos que están en México funcionen como se debe, y gracias a ello el Rav Zayde ya ha visitado varias veces el país.

Pero ahora viene el siguiente paso, y el resultado es un acontecimiento que no es nada frecuente en tierras mexicanas: la visita de un Rebbe Jasídico.

El próximo 11 de Septiembre arribará a la Ciudad de México el Rebbe de Biala, el Gran Rabino Aharon Shlomo Chaim Eleazar Rabinowitz.

La dinastía de Biala se remonta al siglo XVIII. Entre los más destacados alumnos del Baal Shem Tov (fundador del Jasidismo) estuvo Dov Ber de Mezritch (el Maguid de Mezritch), maestro a su vez de Elimelech de Lizhensk, que fue maestro de Yaacov Yitzjak de Lublin. De este último, uno de sus más destacados discípulos fue Yaacov Yitzchok de Peshischa (Polonia), nacido en 1766 y fallecido en 1813, a quien se le conoció como “el Judío Santo” (Yid Hakadosh). Él fue el fundador de la dinastía que continuó (siempre de padre a hijo) con Yerachmiel Rabinowitz de Peshischa (muerto en 1831), Yerachmiel Rabinowitz de Peshischa (muerto en 1865), Ytizchok Yaacov Rabinowitz, el primero en establecerse en la población de Biala (muerto en 1905) y conocido como el Divrei Binah por ser autor del libro del mismo nombre, Yerachmiel Tzvi Rabinowitz de Biala, Yehiel Yehoshúa Rabinowitz de Biala (1900-1981) y que se estableció en Jerusalén, y David Matisyahu Rabinowitz de Biala (1928-1997). Este último, antes de morir, decidió que la sucesión recaería en dos de sus hijos, uno como Rebbe de Biala en Jerusalén, y el otro como Rebbe de Biala en América. A cargo del grupo en Jerusalén se quedó el Rebbe Abraham Yerachmiel Rabinowitz (considerado por muchos un verdadero hacedor de milagros), y el liderazgo en América recayó en el Rebbe Aharon Shlomo Chaim Eleazar Rabinowitz, que se ha hecho célebre por ser uno de los máximos líderes Jasídicos de la actualidad que, sin afectarse por ello, siempre ha mantenido una apertura y disposición a recibir y apoyar a cualquier persona. Quienes han tenido contacto directo con él suelen decir que han vivido una experiencia espiritual imposible de explicar; además, es uno de los grandes sabios en Talmud y Halajá de la actualidad, y se ha dedicado a reeditar muchos de los libros escritos por los Rebbes de Biala desde hace 300 años.

Su presencia en México marcará, sin duda, un importante impulso para los grupos Noájidas con los que trabaja, pero es lógico que también será muy significativa para muchos judíos que, seguramente, querremos (me incluyo, por supuesto) conocerle en persona.

Los detalles –lugar y hora– de las actividades que realizará están por definirse, así que estén pendientes. Enlace Judío los publicará tan pronto estén disponibles.

Categorias
Nacional

Deja un comentario através de tus Redes Sociales

NOTAS RELACIONADAS