Critican tibieza de Donald Trump contra racistas

WASHINGTON.- Las autoridades de Virginia llamaron a la “unidad” y pidieron a los extremistas que salieran del estado, un día después de la violenta jornada en Charlottesville que dejó...

WASHINGTON.- Las autoridades de Virginia llamaron a la “unidad” y pidieron a los extremistas que salieran del estado, un día después de la violenta jornada en Charlottesville que dejó tres muertos y forzó al presidente Donald Trump a apuntar directamente a los supremacistas blancos.
“El presidente dijo ayer con mucha contundencia que condena todas las muestras de violencia, fanatismo y odio”, indicó ayer la Casa Blanca en un comunicado, firmado por un portavoz que pidió el anonimato.
“Y por su puesto, eso incluye supremacistas blancos, el Ku Klux Klan (KKK), neonazis y todos los grupos extremistas”, agregó la nota difundida un día después de las declaraciones del gobernante.
La Casa Blanca trataba así de encarar las acusaciones de tibieza del presidente respecto de los extremistas de derecha, ya que en su intervención criticó de manera vaga la violencia de “múltiples partes”.
Aunque calificó de “terrible” lo sucedido este sábado, Trump no citó expresamente a los supremacistas blancos que habían convocado la marcha, entre los que se encontraba David Duke, exlíder del KKK, y algunos de los cuales portaban esvásticas nazis.
Ayer, el alcalde de Charlottesville, Mike Signer, aseguró que el atropello de un grupo de opositores a la marcha, donde falleció una mujer de 32 años y más de 20 resultaron heridos, fue “un acto de terrorismo” y apuntó directamente a la agresiva retórica de Trump.
“Miren la campaña electoral que llevó (el presidente)”, dijo Signer en varias entrevistas en cadenas nacionales durante la jornada.
En una intervención en la iglesia Baptista de Charlottesville, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, identificó a la víctima mortal del atropello como Heather Heyer, de 32 años y residente en la ciudad.
Asimismo, dos funcionarios de la policía estatal de Virginia murieron al estrellarse el helicóptero en el que viajaban mientras vigilaban las protestas en la ciudad.
Las escalofriante imágenes de video captadas por testigos muestran cómo un auto deportivo embiste a gran velocidad a un grupo de opositores a la concentración supremacista y luego trata de huir marcha atrás.
Finalmente, y gracias a las fotografías, la policía local dio con el responsable del mortal atropello, James Fields Jr, blanco, natural de Ohio y de 20 años, quien se encuentra detenido en la prisión local a la espera de juicio por asesinato.
Al Thomas, jefe de policía de Charlottesville, aseguró que el atropello fue “premeditado”, y posteriormente han salido imágenes de Fields en varias reuniones de grupos supremacistas.
“Váyanse a casa y que la vergüenza caiga sobre ustedes”, dijo McAuliffe ante los congregados en la iglesia ayer domingo.
El casco histórico de la ciudad mostraba ayer un sombrío silencio y en el lugar del atropello los paseantes dejaban flores en muestra de respeto a las víctimas.
Por su parte, en el Emancipation Park se mantenía la estatua del general confederado Robert Lee, rodeada por fuertes medidas de seguridad, ya que fue el lugar donde comenzaron los enfrentamientos.
La decisión de las autoridades locales de retirar la estatua de Lee, considerado un símbolo de la defensa de la esclavitud y el racismo, originó la protesta organizada por los grupos supremacistas blancos que lo consideraban una afrenta al legado sureño.
Duke, el exlíder del KKK, ofreció un inquietante recordatorio al presidente estadounidense en un mensaje de Twitter.
“Le recomendaría que se echase un buen vistazo en el espejo y recordase que fueron los blancos estadounidenses quienes le llevaron a la Presidencia, no los izquierdistas radicales”, subrayó Duke en réplica a la condena de Trump.
Aumentan las críticas

Aunque la Casa Blanca emitió una declaración en la que buscó llamar “a la unidad nacional y a reunir a todos los estadounidenses”, esa no fue la apreciación del alcalde de Charlottesville, quien fue tajante al declarar el sábado que Trump avivó las llamas del odio racial, en especial durante su campaña electoral. “No voy a escatimar palabras. Atribuyo gran parte de la culpa de lo que está pasando hoy en día en el país a la Casa Blanca y al entorno del presidente”, expresó.
Durante la campaña Trump generó críticas de racismo debido a su retórica insultante contra inmigrantes latinoamericanos, y su aparente aceptación del respaldo que le declaraban grupos supremacistas blancos.
El senador por Colorado Cory Gardner tuiteó: “Señor presidente: Hay que llamar a la maldad por su nombre. Estos eran supremacistas blancos y esto fue terrorismo”.
El dirigente ultraderechista Richard Spencer y el ex integrante del Ku Klux Klan David Duke estuvieron presentes en la marcha. Duke dijo a reporteros que los nacionalistas blancos “estamos tratando de cumplir con las promesas de Donald Trump”.
El sitio web neonazi Daily Stormer alabó a Trump, afirmando que los comentarios del presidente “fueron buenos, no nos atacó, sólo dijo que el país debe estar unido, no dijo nada específico en contra de nosotros”.

Categorias
Internacional

Deja un comentario através de tus Redes Sociales

NOTAS RELACIONADAS