“Decreta” Carstens fin de las crisis sexenales

CDMX.- México es hoy un País con una democracia viva que dejó atrás las crisis sexenales, los tiempos en que el presupuesto se aprobaba con fines electorales y que...
Mexican Central Bank Governor Agustin Guillermo Carstens waves as he arrives at the Elysee Palace for a meeting with French President Nicolas Sarkozy, on February 18, 2011 in Paris, as part of the two-day meetings with G20 Finance ministers and central bank governors, their first under France's presidency, focused on obtaining common criteria for measuring global economic imbalances.   AFP PHOTO / LIONEL BONAVENTURE (Photo credit should read LIONEL BONAVENTURE/AFP/Getty Images)
Mexican Central Bank Governor Agustin Guillermo Carstens waves as he arrives at the Elysee Palace for a meeting with French President Nicolas Sarkozy, on February 18, 2011 in Paris, as part of the two-day meetings with G20 Finance ministers and central bank governors, their first under France's presidency, focused on obtaining common criteria for measuring global economic imbalances. AFP PHOTO / LIONEL BONAVENTURE (Photo credit should read LIONEL BONAVENTURE/AFP/Getty Images)

CDMX.- México es hoy un País con una democracia viva que dejó atrás las crisis sexenales, los tiempos en que el presupuesto se aprobaba con fines electorales y que el gobierno era financiado por el instituto central, afirmó el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Ya no es un País de inflación de tres dígitos, sin reservas internacionales ni perspectivas económicas, dijo.

Se hizo la tarea desde los años 80 para dejar de ser el paria de los mercados financieros internacionales, añadió, pero a la vez reconoció que todavía hay retos por enfrentar, como restablecer el Estado de derecho.

A unos días de dejar el Banxico para dirigir a partir del 1 diciembre el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) en Basilea, Suiza, habló en entrevista con EL UNIVERSAL sobre México, la economía, las próximas elecciones, de su vida profesional y personal.

En torno al proceso electoral que vivirá el País próximamente hizo una reflexión: “México es un país con una democracia viva, la va a vivir el País; se tendrá el resultado que la mayoría del país quiera”.

Lo importante, destacó, es que las bases institucionales que se han construido en los últimos 30 años, hagan su trabajo y perduren.

Gane quien gane la presidencia en 2018, estará en estrecha comunicación, porque el Banxico es miembro del BIS y mantendrá un nexo bastante estrecho de Carstens con México.

Banxico es una institución que juega un papel importante porque tiene un mandato y su Junta de Gobierno, perdura más allá de las elecciones, y con eso tiene que ser un elemento de certidumbre, indica Carstens.

“En los años 80, por lo general había una crisis sexenal porque el banco central financiaba grandes déficits fiscales, y un logro que se obtuvo con la autonomía de Banxico es que esa posibilidad se eliminó”, matiza.

Lo importante es que las instituciones y arreglos que se han logrado ahora dan certidumbre económica a México, considera.

Pondera que además, ahora el paquete económico se hace y lo aprueba el Congreso al amparo de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, lo que asegura que el presupuesto no se está guiando por principios electorales sino sólidos y de racionalidad económica.

Escenario oscuro

A diferencia de hace 37 años, destaca que el País está infinitamente mejor. Señaló que en ese entonces prácticamente nos quedamos sin reservas internacionales, teníamos un control de cambios, la banca estaba nacionalizada, teníamos inflaciones de tres dígitos y el salario real fue lo que más se deterioró.

“El escenario era prácticamente oscuro, México era el paria en los mercados financieros internacionales; seguimos teniendo retos, pero si vemos esos parámetros, ahora tenemos más de 170 mil millones de dólares en reservas, la inflación, que si bien estamos preocupados porque está alta, en 6%, tenemos una banca boyante, bien capitalizada y una perspectiva de crecimiento”.

Afirmó que México hizo su tarea desde la década de los 80 para sentar las bases más firmes para tener una economía más influyente y desarrollada para satisfacer las necesidades de los mexicanos. “La verdad es que es un cambio dramático”.

Fanático del beisbol, revela que también juega golf. No se arrepiente de ninguna decisión que tomó como secretario de Hacienda o como gobernador del Banxico, pues no tolera la falsedad o que no se pongan las cartas claras. “Como se dice: A toro pasado todo mundo es un gran torero”.

Se va tranquilo porque hay buena madera para sustituirlo. “Hay buenos economistas, el banco ha formado muy buena gente y hay excelentes funcionarios en otra parte del gobierno, además de que tiene una Junta (de Gobierno) muy buena”.

Categorias
Economía

Deja un comentario através de tus Redes Sociales

NOTAS RELACIONADAS